jueves, 2 de diciembre de 2010

Ciudadanía

Por dentro
una celda oscura,
fría.
Por fuera,
aire irrespirable,
frío.
¿Y la libertad?
Tal vez un gorrión
conocía la respuesta.